Cirugía refractiva

Cirugía refractiva

cirugia-refractiva1

La cirugía refractiva comprende un conjunto de técnicas quirúrgicas que intentan cambiar el poder dióptrico del ojo para permitir que los rayos paralelos que inciden en la córnea converjan en la retina.

¿Qué es el poder dióptrico del ojo?

El poder dióptrico del ojo son las dioptrías que necesitan los medios refractivos del ojo (principalmente la córnea y el cristalino) para focalizar las imágenes en la retina, conociendo que las dioptrías son una unidad de medida, un ojo puede ser emétrope cuando el poder dióptrico del ojo permite que los rayos de luz converjan en la retina sin necesidad de cristales correctores, miope cuando los rayos de luz se focalizan por delante de la retina, por lo tanto este defecto se corrige con cristales cóncavos e hipermétrope cuando la imagen se focaliza detrás de la retina, la corrección de este defecto se realiza con cristales convexos.

La cirugía refractiva no se limita al láser excimer, existe un gran número de técnicas que modifican el poder dióptrico del ojo: lentes intraoculares, incisiones relajantes de la córnea, anillos intraestromales, etc que un cirujano experto debe manejar y saber aplicarlas en cada caso para mayor éxito y satisfacción del paciente.

Recorrido histórico por las técnicas de mayor impacto en la cirugía refractiva

La cirugía refractiva corneal comenzó a fines de 1940 y tiene su origen en el ingenioso trabajo del Dr. José I. Barraquer que fue el primero en comprender que el poder refractivo del ojo se podía alterar por medio de la substracción o adición de tejido corneal. Se utilizó el termino Queratomileusis, de origen griego 'keras'(corniforme = cornea) y 'smileusis'(esculpir).

En la década de los 70 el DrFyodorov oftalmólogo ruso, a partir de su experiencia después de tratar a un paciente con unas incisiones traumáticas en la córnea y observar que tras su recuperación había disminuido considerablemente su miopía, creó un nomograma que mediante incisiones radiales en la periferia de la córnea producía un efecto relajante en la misma modificando su poder dióptrico para permitir que los rayos que incidieran en su superficie se enfocaran en la retina, esta técnica quirúrgica se conoció mundialmente como Queratotomía radial, se utilizó para la corrección de grados leves y moderados de miopía, esta técnica modifica la estructura y disminuye la resistencia de la córnea a los traumas de la vida cotidiana, siendo una de las complicaciones que animó a su desuso.

En los años 80, se introdujo la queratoplastía lamelar automatizada (ALK) en el campo de la cirugía refractiva corneal. Las primeras pruebas clínicas con ALK demostraron las siguientes ventajas: uso sencillo, rápida recuperación, estabilidad de refracción, y eficacia en la corrección de altos grados de miopía.

En 1983 Trokel y colaboradores introducen en la cirugía refractiva corneal la utilización del láser Excimer. El láser excimer es un haz de luz ultravioleta que se aplica sobre la córnea con el objeto de tallar y cambiar su curvatura para conseguir así el enfoque correcto de las imágenes. La ventaja que tiene este láser es que no produce ningún tipo de efecto térmico a la córnea ni penetra en ninguna otra estructura del ojo, surge así la técnica queratectomía fotorefractiva (PRK).

Hasta el momento las ALK se realizaban por medio de la resección de un disco lamelar total de la cornea, que se suturaba en el lugar al final del procedimiento.

El término LASIK (laser assisted in situ keratomileusis) combina la cirugía refractiva lamelar corneal y la fotoablación de tejido corneal por debajo del flap (colgajo corneal) con láser excimer. El colgajo, al ser reubicado y al fijase exactamente en su lugar original sin suturas, no conlleva ningún astigmatismo inducido.

La primera intervención con LASIK en un ojo humano ciego se realizó en EEUU en Junio de 1989 como parte de un protocolo no oficial sobre ojos ciegos y desde entonces millones de personas en todo el mundo han disfrutado de las ventajas de esta técnica para la eliminación de sus dioptrías. Esta técnica ha sido validada por numerosos estudios clínicos y tiene la aprobación de autoridades reguladoras sanitarias internacionales para su uso desde 1995 (FDA en 1995).

Dra. Ávila

Dra. Beatriz Ávila Álvarez

Especialista en Oftalmología con un aval de más de 10 000 casos de cirugía refractiva intervenidos con éxito.

Doctora en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, calificación sobresaliente Cum laude en el año 2004.

 

Compartir

Pedir Cita

Puede contactar para pedir cita o hacer una consulta a través de los siguientes medios: