Cirugía refractiva

Enfermedades de la retina

retina

 

La retina es una membrana transparente que se localiza en la parte posterior e interna del ojo, es la capa sensorial que contiene los fotorreceptores (conos y bastones) encargados de transmitir los estímulos luminosos al cerebro a través del nervio óptico y los vasos sanguíneos de la retina, está en relación con el vítreo que es un gel transparente compuesto por un 99% de agua, que ocupa el espacio comprendido entre la retina, el cuerpo ciliar y el cristalino, constribuye a mantener la forma del globo ocular.

Síntomas asociados a alteraciones de la retina y el vítreo

Fotopsias consiste en la visión de chispas poco intensas fugases y sin localización precisa se asocia al desprendimiento del vítreo posterior.

Moscas volantes, se describen como puntos negros o en forma de "tela de araña" móviles en el campo visual que generalmente no afectan la agudeza visual.

La percepción de un relámpago blanco brillante e intenso y que habitualmente se repite en una zona precisa y constante del campo visual, se asocia a síntomas de desgarro o rupturas de la retina.

Lluvia de hollín o un velo gris o rojizo puede indicar hemorragia en el vítreo.

Pérdida de un sector del campo visual descrita como un velo negro o gris a veces móvil que se agrava con el transcurso del día debido a la reaplicación parcial de la retina durante la noche, es un síntoma de desprendimiento de la retina sensorial.

Metamorfopsia, micropsia, hipermetropía de instalación brusca, ceguera central, son signos de edema macular, hemorragias maculares o membrana epimacular.

Todos estos signos y síntomas están relacionados con alteraciones en el vítreo y la retina y ante su presencia es recomendable la visita al oftalmólogo.

Desprendimiento de retina

Consiste en una separación del neuroepitelio retiniano del epitelio pigmentario de la retina, habitualmente es adquirido bien por rotura de la retina, tracción vítrea (hemorragias, bridas en afecciones inflamatorias o en vasculopatías) o acumulación de líquido proveniente de los vasos coroideos secundarios a inflamaciones, tumores, vasculopatías, etc).

Más frecuente es que el líquido provenga de la cavidad vítrea y pase a la cavidad virtual a través de una ruptura retiniana, se trata de un desprendimiento regmatógeno.

Existen factores de riesgo en la retina periférica que pueden estar asociados a una mayor predisposición de rupturas de la retina: miopes, cirugía ocular previa, traumatismos oculares, etc, por lo que se recomienda revisiones periódicas por el oftalmólogo con pupilas dilatadas para valorar la retina periférica.

Vasculopatias retinianas

La Diabetes Mellitus es una enfermedad multisistémica caracterizada por el aumento de la glucosa que se une a la hemoglobina, lo que provoca disminución de la oxigenación de la sangre que conlleva a una cascada de acontecimientos, aumento de la permeabilidad vascular, edema y/o obstrucción vascular e isquemia, en el ojo la manifestación más devastadora es la retinopatía diabética.

El diagnóstico precoz de las lesiones permite un tratamiento que evite su progresión por lo que es muy importante que los pacientes además de su control endocrino realicen una visita periódica a su oftalmólogo.

Hipertensión arterial se trata de una enfermedad sistémica que a nivel ocular, puede ser dramática para la visión ya que se asocia a obstrucciones vasculares, que dependiendo del área afectada puede producir graves secuelas y/o pérdida completa de la visión.

Las enfermedades vasculares de la retina en estadios avanzados desarrollan vasos anormales en las áreas de isquemia que pueden romperse y sangrar con facilidad dando lugar a hemorragias intraoculares, desprendimiento de retina y glaucoma neovascular. El control de la enfermedad y seguimiento oftalmológico evita en muchos de los pacientes la pérdida de la visión y/o del globo ocular en casos muy graves.

Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

Ocurre por una alteración en el metabolismo de la zona macular con el depósito de sustancias que impiden el normal funcionamiento de la mácula.

Existen dos tipos fundamentales de DMAE, seca y húmeda. La forma seca o atrófica tiene una evolución clínica lenta y la disminución de la visión se produce de forma progresiva durante meses o años. En la forma húmeda o exudativa la disminución de la visión es mucho más rápida y se debe a que la zona macular es invadida por vasos sanguíneos anormales formados en la coroides (capa vascular del ojo) con destrucción de todas las capas de la retina.

Tratamientos más frecuentes

Complejos de vitaminas ricos en luteína y zeaxantina que son pigmentos maculares protectores de la oxidación y el envejecimiento celular

Fotocoagulación retiniana con láser argón (fotocoagulación focal, panfotocoagulación)

Inyecciones intravítreas de fármacos antiangiogénicos

Vitrectomía intervención quirúrgica que permite eliminar el vítreo patológico o hemático y se plantea que ayuda a disminuir la progresión de la enfermedad

 

Dra. Ávila

Dra. Beatriz Ávila Álvarez

Especialista en Oftalmología con un aval de más de 10 000 casos de cirugía refractiva intervenidos con éxito.

Doctora en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, calificación sobresaliente Cum laude en el año 2004.

 

Compartir

Pedir Cita

Puede contactar para pedir cita o hacer una consulta a través de los siguientes medios: